sábado, 27 de diciembre de 2014

CALLES DERRUIDAS O MODIFICADAS II


El primer tramo de la nueva avenida correspondía al eje de la calle de San Miguel (paralela a la calle del Caballero de Gracia) y sus obras correspondían a la demolición de la primera línea de fachadas de esta calle a lo largo de la misma. En el año 1911 (un año después de la inauguración) finalizaron las demoliciones de las sesenta y seis casas de este tramo, tras ello se procedió a la realización de desmontes y terraplenes. Era muy popular ir a visitar "la obra", por esta razón muchos madrileños se acercaban desde Alcalá para ver la evolución de las obras de modernización. Tras la realización de los desmontes y el terraplenado se produjo la construcción de las alcantarillas de servicios y las subastas de las nuevas manzanas. Este tramo eserá el más estrecho de los dos restantes.

Entre los edificios demolidos cabe destacar el antiguo Colegio de Niñas de Leganés, denominado así en honor a uno de sus principales protectores: el general Espínola (Marqués de Leganés); el palacio Masserano lugar donde vivó Víctor Hugo en su infancia y que luego albergó la famosa fonda de Genieys y que posteriormente se convirtió en la sede del periódico titulado El Heraldo de Madrid; el palacio de la duquesa de Sevillano, la casa Astrearena, la casa del Ataúd que se denominaba así popularmente por lo estrecho de su fachada entre las calles de Caballero de Gracia y la calle de San Miguel.

El segundo tramo de la Gran Vía discurre desde la Red de San Luis (intersección de las calles de la Montera y Gran Vía) en meseta hasta la plaza del Callao. Sus obras de demolición comienzan el 4 de febrero de 1917 y transcurren a lo largo de la calle Jacometrezo. Esta vieja calle era de mayor longitud y más poblada que la de San Miguel. Se respetaron la mayoría de las calles perpendiculares. En este tramo se derribaron 125 fincas, y desaparecieron las siguientes calles: Jacometrezo (fue derribada parcialmente ya que existe en la actualidad), así como las calles de San Jacinto, Leones, y Travesía del Desengaño. La demolición terminó a mediados de 1921. Las obras de infraestructura comenzaron de inmediato y acabaron en 1922.

El tercer y último tramo comenzó con demoliciones para su apertura el 16 de febrero de 1925. Si los tramos anteriores se fundamentaban en la directriz de la existencia de una vía anterior (calle San Miguel en el primer tramo, y calle Jacometrezo en el segundo), este tercer tramo discurre sobre un conjunto de casas sin eje paralelo al diseño. El concejal marqués de Encinares propuso en el Ayuntamiento de Madrid que este tercer tramo tuviera el mismo ancho que el segundo. De esta forma el trazado pasó de veinticinco metros, que tenía pensado inicialmente, a unos treinta y cinco metros. El 1 de abril se decide dedicar el nombre de este tercer tramo a Eduardo Dato presidente del Consejo de Ministros de España que sufrió un atentado por anarquistas en 1921 (frenta a la puerta de Alcalá). Las obras finalizaron el 1931. Este tramo se ejecutó en dos etapas: la primera desde la plaza de Callao hasta el cruce con la calle de San Bernardo, la segunda desde el cruce de San Bernardo hasta el final.

Este tercer tramo "quiebra" su trayectoria con respecto al segundo tramo, haciendo un ángulo de 120º a la altura de la plaza de Callao. De esta forma el proyecto margina la plaza de Santo Domingo, uno de los principales centros viarios de la ciudad, antes de la construcción de la Gran Vía. El tercer tramo hubiera sido menos problemático si se hubiera prolongado hasta la Plaza de Santo Domingo (apoyado en la directriz de la calle Jacometrezo), y posteriormente, apoyado en el eje de la calle de Leganitos. Una interpretación de unicidad de estilo metropolitano, hizo que se derribase el viejo Mercado de los Mostenses. A pesar de haber salido intacto de todos los proyectos de trazado.

No obstante la parte final de la Gran Vía en 1936 poseía más solares que edificios. Este tramo posee un estilo inmobiliario diferente de los otros dos tramos, sobre todo la parte final cercana a la plaza de España. La antigua plaza de Leganitos antes de las reformas se incorporó a la de España. Rodeada de dos grandes edificios: el Edificio España con sus veinticinco plantas y ciento diecisiete metros de altura fue construido en el año 1956, y la Torre de Madrid con unos 142 metros fue construido en el año 1957. El final de la Gran Vía da lugar a su continuación natural en la calle de la Princesa en dirección a Moncloa.

CALLE DE LOS LEONES


Esta calle fue primitivamente un campo perteneciente a D. Juan de la Victoria Bracamonte. Allí se instalaron unos extranjeros que traían varias fieras para exponer, entre ellas dos leones. Se montó allí una feria a la que acudían los vecinos de Madrid para disfrutar de aquellos animales.

Cuenta la historia que llegaron dos padres franciscanos desde Guadalajara y acudieron a la feria. Uno de ellos acercó el cordón del hábito para jugar con uno de los leones, pero la mala fortuna quiso que el león tirase fuerte de él haciendo que el franciscano se diese de bruces contra la jaula.

A pesar de los intentos de auxilio por parte de su compañero, el fraile acabó en el convento de Jesús y María herido de gravedad donde murió a los pocos días.
La noticia corrió por toda la ciudad y el negocio aumentó con gran éxito hasta que el Santo Oficio, independientemente de que aquella tragedia fuese causada por el imprudente franciscano, prohibió que se siguiesen mostrando las fieras en el campo del señor Bracamonte.

Aquella noticia perduró hasta dar nombre a esta calle de los leones. Por cierto, los leones fueron adquiridos por el señor Bracamonte para la colección de fieras que estaba juntando en unos terrenos que tenía en la calle Jesús y María.

CALLE DE LA GARDUÑA


A espaldas de la posesión de Barrionuevo había un enorme corral destinado a la cría de gallinas. A pesar de la gran cantidad de aves que allí había, cada mañana se detectaba que faltaban unas cuantas y se atribuía a que alguna garduña saltaba la tapia por las noches y se las llevaba.

Fue entonces que descubrieron un agujero por donde, supuestamente, alguna alimaña entraba para robar y decidieron colocar un lazo bien disimulado para dar caza al ladrón.

Aquella noche, esperando todos escuchar el graznido de una alimaña, oyeron espantados que gritaba una persona. Un joven de unos trece años que murió asfixiado sin que pudiesen hacer nada por él.

Allí quedó el cuerpo sin vida del muchacho hasta que pasados tres días la Justicia lo trasladó al pórtico de la iglesia de Santa Cruz, donde entonces se colocaban los cadáveres para su identificación.

Durante el tiempo que estuvo el malogrado niño tendido en el corral los curiosos que pasaban por allí exclamaban: -¡Mira, esa era la garduña que robaba las gallinas!-

Y así fue que la calle adquirió ese nombre hasta que más tarde fue cambiado por el del poeta y crítico Federico Balart.

TRAVESIA DEL CONSERVATORIO


Esta calle tiene su historia. Antes de llamarse del Conservatorio se llamó de la Cuadra, por el hecho de estar allí la que servía para guardar tres o cuatro jumentos utilizados para pasear por las calles de la Villa a los infelices condenados por el Tribunal de la Fe a la pena de azotes o de ser emplumados.

El nombre de Travesía del Conservatorio se debe a que en su proximidad había un edificio donde la Reina Gobernadora, Dña. María Cristina, instaló el primer conservatorio de música y declamación que hubo en España.

En la página 320 de la 'Guía de Forasteros de Madrid', de 1847, aparecen los miembros de aquel noble conservatorio que llevaba por nombre 'Conservatorio de Música y Declamación, de María Cristina'.

Continuaremos conociendo más calles desaparecidas e incluirémos algunos de los pocos edificios que merecen mención. También intentaremos mostrar los negocios y profesionales que en aquellas calles ejercían sus trabajos.

Llegados a este punto podemos asegurar que si para nosotros es llamativo ver una calle convertida a peatonal, o si acaso con sus aceras ensanchadas, qué no sería para los madrileños de aquellos tiempos ver convertidas varias manzanas de su ciudad en una ancha avenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada