martes, 10 de febrero de 2015

LA IGLESIA DE SAN JOSE Y LA CASA DEL CURA



"Casa del Cura" en la actualidad

La iglesia de San José es el único resto subsistente del gran convento de Carmelitas Descalzos, el mas importante que tuvo la Orden en su rama masculina, fundado el 25 de enero de 1586 por orden de Fray Nicolás de Jesús y María, con autorización del cardenal Gaspar de Quiroga y Vela, aunque el establecimiento no fue hasta septiembre de 1605, cuando se acabaron las obras cuya primera piedra puso el Nuncio Gaetano. El terreno para la construcción del templo fue comprado por el convento a Baltasar Cataño, mercader genovés que era el dueño de la vecina Casa de las Siete Chimeneas (donde hoy esta el Ministerio de Cultura). El templo fue dedicado a San Hermenegildo por decisión personal del rey Felipe II. El primer prior se llamaba Fray Ambrosio Mariano. Este primitivo templo, que tenia importantes capillas fundadas por las mas importantes familias de la nobleza, fue derribado en el siglo XVIII para construir en su lugar el actual.

Las obras del nuevo templo se concluyeron en 1742 cuando “la circunstancia y dificultad del carácter absolutamente madrileño de su barroco y de su rococó, en los años que otras orientaciones italianas y francesas se ofrecían en el de San Justo (hoy “iglesia pontificia”) y en las Salesas Reales, y mas aún en el Real Palacio”. Las trazas fueron de Pedro de Ribera, hay quien la considera su obra póstuma, pero también pudieron trabajar en ella otros artífices, como el maestro arquitecto José Arredondo y el maestro de obras Fausto Manso.

La Desamortización de Mendizábal expulso en 1836 a los carmelitas del templo y convento, que quedaron vacíos y sin uso hasta que se trasladó al templo la parroquia de San José, que había estado rotando por Madrid, primero en el Salón Teatro de Don Bernardino Fernández de Velasco, duque de Frías, después en el Hospital de los Flamencos en la calle San Marcos y luego en la iglesia de “las Góngoras” hasta que vino a esta sede por Real Orden de 20 de junio de 1842. En cuanto al convento, este sería derribado en 1870 y en su solar se construiría el famoso Teatro Apolo inaugurado el 23 de marzo de 1873, dedicado al género lírico, donde se estreno años mas tarde “La verbena de la Paloma”. En 1929 el Teatro fue a su vez derribado para construir la sede del banco de Vizcaya, hoy el inmueble lo ocupa el Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública del Ayuntamiento de Madrid. Cuenta el cronista de Madrid, Antonio Velasco Zazo que lo que en este templo adquirió mas popularidad “fue el atrio enverjado y famoso, maravilla de los de su tiempo, porque la moda y el señorío le favorecieron grandemente, lo mismo en las festividades de tradición que en la misa dominical de las doce”

El templo sufrió alteraciones, especialmente con motivo de la construcción de la Gran Vía, afectando las reformas más a la fachada que al interior. Desapareció la pequeña lonja, que aparece en la fotografía superior, que se levantaba sobre unas gradas y que tenia un pequeño balconaje y se elevaron los cuerpos laterales hasta igualarse con el central, al objeto de “fusionarla” arquitéctonicamente con la nueva “Casa del Cura de San José” que da la vuelta la vecina calle de Marqués de Valdeiglesias, con lo que la iglesia perdió, según Tormo, sus anteriores “proporciones graciosas”. El autor de esta reforma, construcción de la nueva “Casa del Cura” y homogeneización con la fachada de la iglesia fue el arquitecto Juan Moya e Idígoras, en 1912 4. Por esta fecha, parece que se colocaron a los lados de la imagen de la Virgen del Carmen, otras dos imágenes en yeso, un San Hermenegildo, primer patrono de este templo y un San José, su actual dedicación, que hoy, desplazadas de sus hornacinas, se encuentran en atrio interior que da acceso al templo.
Por último, antes de proceder a la descripción del templo, recomiendo a los interesados en las leyendas de Madrid, reales o inventadas, la lectura del inquietante relato del célebre cronista de la Villa, Pedro de Répide que lleva por título "La dama de la rosa" y cuyo punto final del cuento sitúa el autor precisamente en esta iglesia de San José.

El exterior se encuentra, como hemos dicho, muy alterado por la reforma de 1912. Consta de un gran cuerpo central rematado por un frontón triangular, decorado con florones en la parte superior central y a los lados y que se curva en la parte central inferior. En la zona baja de la fachada se encuentran las tres puertas de acceso resguardas por sendas rejas forjadas por el herrero Juan Gil en el siglo XVIII. Los arcos de las puertas son de medio punto, la central rematada por un pequeño óculo con el escudo del Carmelo, mientras en los laterales hay molduras decorativas. Sobre la puerta central hay una gran hornacina que acoge una bella escultura de la Virgen del Carmen 5, obra de Roberto Michel, (1720-1786) escultor francés afincado en Madrid en el siglo XVIII, que llegó a ser Escultor de Cámara de Fernando VI y Carlos III y Director de la Real Academia de Bellas Artes, mas conocido por ser el autor, entre otras obras, de los leones que arrastran el carro de la diosa en la cercana fuente de La Cibeles si como de los erotes y otros adornos de la no tan lejana Puerta de Alcalá. A los lados de la Virgen penden dos grandes faroles que, según cuenta don José del Corral, costeó encendidos durante toda su vida doña Josefa Libermour y Heredia 6 , esposa (¡...?) del célebre banquero don José de Salamanca y Mayol.

Sobre esta hornacina hay un frontón curvo muy historiado, decorado con florones. A los lados se advierten sendas repisas donde en un tiempo estuvieron las esculturas citadas de San José y de San Hermenegildo. Sobre la hornacina hay una ventana que ilumina la nave central rematada por una moldura quebrada y encima hay otro gran elemento decorativo de cierta elegancia y suntuosidad, que no hacen descabellada la suposición de la atribución de esta portada a Ribera. Los cuerpos laterales,elevados en la reforma de 1912, para homologarse con la nueva construcción son mas simples, advirtiéndose perfectamente donde empieza la parte nueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada